El total de tu cesta es Ver cesta aquí

Conoce a nuestra docente de Educación Especial

21/05/2021


Hola

Mi nombre es Ximena, empecé a ser parte del equipo en Educando a los niños como maestra de Educación Especial, para contextualizar cómo llegué a trabajar en la Fundación les contaré un poco de mi historia académica.

Todo empezó en el colegio cuando era niña y me sentía diferente... porque era diferente.  En segundo primaria empecé a notar que no era igual que mis compañerxs. Nunca sabía de lo que estaban hablando las maestras y además no lograba recordar  las instrucciones que se daban de manera verbal. Mi atención era limitada por lo que tenía demasiadas lagunas en los aprendizajes.  Por esa razón pasé por muchxs psicólogxs que comentaban que tenía un “aprendizaje lento.” 

Así pasaron los años hasta que llegué a cuarto primaria y las dificultades empezaron a ser más evidentes. Todo lo que no había aprendido de manera correcta se empezó a notar cuando el contenido era más complejo, por lo que perdí año. Eso fue un golpe duro para mi y mi familia. Mis papás no lograban entender qué me costaba y empezaron a creer que yo provocaba la situación por ser “perezosa”, ya que esa era la información que recibían por parte de las maestras.

El siguiente año fue muy difícil, lxs maestrxs ya me tenían etiquetada, me ponían consecuencias muy duras cuando no entregaba algo o no entendía y yo empecé a sentirme frustrada, odiaba el colegio y ya no tenía motivación para aprender. Luego de repetir, me cambie múltiples veces de institución educativa y aunque las diferencias seguían ya no eran tan marcadas. 

Un día, después de pasar por tantos profesionales al fin lograron darme un diagnóstico en el cual  yo encajaba perfectamente en las características descritas y este fue el Trastorno por Déficit de Atención sin Hiperactividad. 

Después del diagnóstico me interesé mucho en la educación. Por mi experiencia ,sentía que alguien debía cambiar algo en el sistema educativo en Guatemala. Siempre pensé que ningún niñx debería sentirse “tontx” o mal por no aprender al igual que las demás personas. Por lo que al momento de decidir qué estudiar en diversificado, elegí estudiar para ser maestra. Pasaron los años y durante el proceso de la práctica conocí a una niña con discapacidad a la cual le costaba mucho aprender. Yo, aunque tenía la mejor disposición para ayudarla, no tenía los conocimientos ni las herramientas para poder hacerlo. Esto me motivó a estudiar un Profesorado en Educación Especial, para apoyar a cualquier niñx con necesidades educativas especiales. 

Al empezar a estudiar esa carrera pensé  que todo sería más fácil, pero estaba equivocada. Tenía diariamente retos muy grandes los cuales eran diferentes todos los días, sin embargo el cariño de los niños y los pequeños avances que mostraban fueron el  motivo para seguir. Esto me llevó estudiar una Licenciatura en Psicopedagogía en la Universidad del Valle de Guatemala.  

Durante mis estudios, pasé por varios trabajos los cuales me permitieron tener varias experiencias en diferentes contextos. Un día estaba viendo la página de EFTC por internet, entonces vi que estaban buscando una educadora especial. Empecé a leer y me gustó mucho la historia, el enfoque educativo, la misión y visión. Por lo que, cuando me entrevistaron estaba bastante emocionada y ¡al recibir el mail de que tenía el puesto mucho más!

Al día de hoy llevo dos meses de ser parte de este equipo. Han habido múltiples retos por la situación que estamos viviendo, sin embargo me sigue motivando el cariño de lxs estudiantes y el poder ser esa maestra que ellxs necesitan. 

En Guatemala está empezando el cambio, hay muchas  personas que queremos una verdadera inclusión, una inclusión en donde abracemos a la diversidad, una en la que respondamos a las diferentes necesidades de nuestros estudiantes con amor y vocación.